Buscar

EL GUSANO LOCO

😉Aquel lugar

Cuando pienso en algún lugar emblemático de mi infancia, quizás no por lo divertido sino por lo místico que me parecía, no puedo dejar de mencionar al GUSANO LOCO. Un juego mecánico icónico del Parque Rodó. Parque "pequeño, no Disney ni similar", ubicado en un barrio que lleva su mismo nombre, desde el cual se puede apreciar la rambla de Montevideo (la ciudad donde naci) La última vez que vi este juego, ya habían pasado algunos años de uso de la maquinaria, humana y de metal. Ya no era tan fantástico como lo recordaba a mis doce años, cuando tomé esta foto que hoy comparto. El gusano loco ya no es aquel lugar que solía ser, o al menos no me atare tanto, ni es tan místico. Quizás si me produce algo de nostalgia, pero no mucha. Mis recuerdos se hicieron demasiado reales para ser un objeto de mi niñez que recordaba de manera tan magnífica. AQUEL LEJANO URUGUAY ❤ El esplendor se resumió a un viejo juego ruidoso, con partes de lata, las antenas apuntando para lugares incorrectos y mal pintado. Incluso la gracias haber pegado un chicle abajo del asiento, se había transformado en un lugar peligroso, porque al parecer hace años vienen pegando gérmenes en sus gomas de mascar, y nadie los quita al terminar el turno. En sí, el juego es simple, solo gira en círculos repetidas veces hasta que comienza a realizar el mismo recorrido pero a la inversa. Eso dura aproximadamente dos minutos. Hasta que frena y uno debe descender del juego para que entre el próximo turno de niños. Niños que quizás dado el poco cambio de juegos que hay en Uruguay, un día serán adultos y verán también con nostalgia al endeble gusano de metal. Imagino que cualquier adulto uruguayo en la actualidad sabe de qué estoy hablando. Pero este es un texto que intenta ilustrar mis sentimientos y no pretende ser histórico ni documental. Por eso es que lo puede digerir fácilmente cualquier ciudadano del Mundo. Como dato adjunto para algún posible viajero inquieto o curioso, el Parque Rodó no es un lugar seguro de visitar por las noches. Al parecer la poca seguridad y el aumento de pandillas por algunas zonas del parque lo convierten en un sitio hostil. Andres Vancook



1 vista