Buscar

El problema del Titanic

¿Crees que el aborto debe ser legar? Solo SI o NO

La ansiedad que generan las redes sociales se mide fácilmente en el tema de la opinión de las personas.


Aún no hay libros sobre todos estos problemas, porque al igual que pasa cuando estás en medio de una pandemia, las vacunas aun no reúnen toda la información necesaria para diseccionar correctamente un antídoto.


Es un mundo bello, virtual y confuso, que a muchos se les hace ideal para cobijarse en algún lado, porque es más fácil arrimarse ala fogata de influencer o youtuber que de un doctorado, aparte de que no se requiere ningún tipo de preparación, esfuerzo ni compromiso social con estas auto asignaciones.


Ahora nos cuesta responder, porque somos tan participantes en la película de esta comedia de los medios digitales de comunicación, en donde no puede haber una narrativa, porque todos quieren ser PROTAGONISTAS. Siempre se me viene a la cabeza la comparación con la película TITANIC. Me imagino como sería que todos los actores fuesen protagonistas, se convertiría en la película más confusa y abrumadora del mundo.


Desde que ROSE aborda el barco tendríamos a la amiga de ROSE queriendo opacarla, así como el chofer del carro que la llevó hasta el lugar, contando su historia de amor a los gritos. O los marineros del puerto parándose frente a ella para tratar de conquistar, o JACK, compitiendo contra todos en el barco para llamar la atención de la dama. Peor aun las escenas del hundimiento, donde todos quieren ser héroes y salvarla... a veces hace falta que otros brillen para que la historia tenga un sentido.


A este problema le llamaré EL PROBLEMA DEL TITANIC. Ya que estoy convencido que vamos directos a un naufragio social donde nadie escuchará a nadie, y el ser necesita ser contenido, escuchado. Quizás en un futuro cercano los Psicólogos sean mas necesitados, respetados y básicos, porque la única forma de ser escuchados sea pagando.


- REGRESANDO a la adivinanza... Trata de colocar una adivinanza en tu muro, cuyas opciones de respuesta sean sencillas, SI o NO, y verás la luz de este pensamiento solo con ese sencillo ejercicio.

La ansiedad lleva a querer interactuar de una manera incoherente y desordenada, donde la pregunta queda solo como una excusa para desahogar la NECESIDAD adictiva de expresar de manera innecesaria en cualquier tipo de espacio disponible.

La desgastante búsqueda de reconocimiento nos hace débiles y predecibles. El contexto o la narrativa quedando e lado ante la necesidad de ser leídos o considerados astutos o inteligentes.

Sin duda el golpe al intelecto ha sido fuerte, nos pusieron una plataforma confusa donde escribimos o compartimos convencidos de la fantasía de ser vistos por muchos. Los números pueden elevar aún más la tormenta de falsas realidades. Un like o cien hacen la diferencia en la confianza que se puede adquirir en estos espacios tan nutridos y diferentes. Sea cuál sea la red social ya nadie lee ni mira, solo observan de re ojo y actúan, responden, interfieren o quieren interferir en las ideas plasmadas.

Si alguien pone una foto de una playa, pocos se mostrarán interesados en preguntar dónde es, como es, que hora era o como la estás pasando en ese lugar, en su lugar, el interlocutor tiende a contar su experiencia, plasmas sus necesidades de protagonismo compartiendo su punto de vista sobre esa playa o en muchos casos comparándole con otras playas. Diría mi padre: PARA MUESTRA UN BOTÓN.

Todo sirve con tal de protagonizar, opacar o destacar ante lo que cualquiera diga. Ni observan ni leen, como en este post, en el cual espero largas respuestas a la pregunta del aborto, aunque se especifica SI o NO.


18 vistas0 comentarios